Autismo: Posibles estrategias de mejora

Mar 26, 2024 | Destacados

"

El autismo (o como se le conoce en la actualidad: Trastorno del espectro autista, TEA) es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por:

  • Déficit en la comunicación e interacción social.
  • Patrones restrictivos y repetitivos de comportamientos, intereses y actividades.
  • Y que comienza en las primeras etapas del desarrollo.

La importancia del TEA radica en:

  • La gran repercusión que tiene en el niño y en su familia.
  • La ausencia de tratamiento eficaz.
  • El brutal aumento que ha tenido en las últimas décadas.

Se cree que en su génesis influyen 2 circunstancias:

  • Predisposición genética: Por eso es más frecuente entre hermanos, mucho más frecuente entre gemelos, y más en varones.
  • Factores ambientales: A éstos se achaca el aumento de las últimas décadas. Se ha implicado a números posible culpables: Fármacos, vacunas, virus, productos usados en la agricultura, aditivos alimentarios, radiaciones, etc.

Se cree actualmente que esa suma de genética y factores ambientales es la que actúa a nivel cerebral provocando un aumento del estrés oxidativo y un círculo vicioso de neuroinflamación que lesiona las neuronas, células gliales y barrera hematoencefálica durante el desarrollo cerebral. La intensidad del daño va a depender del nivel de predisposición genética, del tipo de agresores, de la cantidad de los mismos que actúen, y sobre todo, del momento en que lo hagan. Aunque el sistema nervioso comienza a desarrollarse en el feto y sigue hasta la adolescencia, el periodo más crítico es entre el último trimestre del embarazo hasta los 2 años de vida.

Es por eso que hay mucha variabilidad cínica entre unos niños autistas y otros. También ese sería el mismo mecanismo de producción de otros trastornos del neurodesarrollo (TADH).

El tratamiento actual se basa fundamentalmente en terapias conductuales y de otro tipo (estimulación precoz, terapias de comunicación, ocupacionales, etc) que permitan mejorar las habilidades cognitivas y sociales del niño.

Actualmente no hay cura para el autismo, pero se están intentando diversas estrategias para disminuir los síntomas. Para valorar estas estrategias, vamos a hacernos unas preguntas:

¿Está aumentado el estrés oxidativo en los niños con autismo?

Sí. Aquí tenemos unos artículos que demuestran un aumento de los marcadores del estrés oxidativo en el autismo:

Y otros que muestran una disminución de enzimas antioxidantes:

¿Mejoran los niños autistas si se corrige el estrés oxidativo?

Sí. Aquí tenemos unos estudios en los que se ha demostrado mejoría de las manifestaciones clínicas del autismo con el aporte de antioxidantes o de sus precursores:

¿Son recuperables las neuronas dañadas?

Sí, aunque no tanto como en otros tejidos debido a su baja tasa de remplazo. Las investigaciones actuales están encaminadas a recuperar las neuronas por tres vías:

1- Revertiendo la lesión celular provocada por el estrés oxidativo.

Si una célula sufre estrés oxidativo, por efecto del exceso de radicales libre se van a producir lesiones en membranas, enzimas y ADN. En unas primeras fases esa lesión se llama reversible porque, si se corrige ese estrés, la célula tiene mecanismos capaces de hacer que recupere la normalidad. Pero si ese estrés persiste, la lesión se hace irreversible y se produce la muerte celular.

2- Neurogénesis.

Cuando se produce la muerte celular en los tejidos vuelven producirse nuevas células funcionales a partir de células madre. Las células madre están presentes en todos los tejidos, aunque la tasa de reposición es distinta de unos a otros. Si el tejido tiene una baja tasa de reposición o el daño es muy extenso, las células muertas son sustituidas por tejido conectivo cicatricial. Siempre se había dicho que la creación de nuevas neuronas no era posible, pero desde hace años se sabe que existen células madre en el SNC que pueden producir nuevas neuronas.

3- Neuroplasticidad.

Se ha comprobado que el SN tiene la capacidad de modificar las conexiones neuronales a lo largo de la vida para adaptarse. Esta plasticidad neuronal puede manifestarse tanto por la modificación de la eficacia de las conexiones entre neuronas como por la generación de conexiones nuevas, eliminación de las antiguas e, incluso, incorporación de nuevas neuronas a los circuitos cerebrales.

¿Cómo podemos recuperar las neuronas dañadas?

La forma de corregir el estrés oxidativo es:

  • Bajando la producción de radicales libres: Eliminando en lo posible los factores neurotóxicos: radiografías innecesarias, fármacos evitables, aspartato, aspartamo, etc
  • Aumentando el nivel intracelular de antioxidantes como algunas vitaminas o dadores de cisteína (aumenta el glutatión, que es el antioxidante maestro).

La disminución del estrés oxidativo mejorará también la funcionalidad de los astrocitos y la barrera hematoencefálica, haciendo desaparecer la neuroinflamación.

La forma de estimular la neurogénesis y la neuroplasticidad es:

  • En primer lugar, eliminando ese estrés oxidativo para que los mecanismos que las células tienen de forma natural puedan reparar las membranas, enzimas y ADN,
  • Aportando nutrientes de alto valor energético y que puedan pasar la barrera hematoencefálica como cetonas y ácidos grasos de cadena media.
  • Mejorando la capacidad de limpieza del medio neuronal que realizan los astrocitos.

Las investigaciones actuales van encaminadas a promover la neurogénesis y la neuroplasticidad para revertir la lesión de las células nerviosas dañadas y poder dar solución a enfermedades que actualmente no tienen tratamiento efectivo como Alzheimer, Parkinson, autismo, lesiones medulares, etc.

EFECTO DEL AUMENTO DE LOS CUERPOS CETÓNICOS EN EL AUTISMO

Ya se ha comprobado en numerosos estudios que el aumento de los cuerpos cetónicos en sangre mejora los síntomas de numerosas patologías neurológicas como epilepsia, Alzheimer, etc. En el autismo también se ha comprobado una mejoría en los síntomas, como podemos ver en los siguientes artículos publicados:

POR QUÉ LAS CETONAS MEJORAN EL AUTISMO

La mejoría que produce el aumento de los cuerpos cetónicos en los síntomas del autismo se explica porque actúa a diferentes niveles:

  1. Ofrecen una fuente alternativa de energía de elevada potencia que puede ser utilizada por las células cerebrales: Cuerpos cetónicos, posibles usos terapéuticos – PubMed (nih.gov)
  2. Mejoran el flujo sanguíneo al cerebro, y la disponibilidad de oxígeno para las células cerebrales: Cambios en el flujo sanguíneo cerebral y el metabolismo de los carbohidratos durante la hipercetonemia aguda – PubMed (nih.gov)
  3. Mejoran la actividad de los factores neurotróficos, pequeñas proteínas que promueven la supervivencia y la nutrición de las neuronas: Las propiedades neuroprotectoras de la restricción calórica, la dieta cetogénica y los cuerpos cetónicos – PubMed (nih.gov)
  4. Proporcionan lípidos que forman las neuronas, ayudando a que las células dañadas puedan crecer o repararse y a la síntesis de nuevas células cerebrales: Acetoacetato y glucosa como sustratos para la síntesis de lípidos por oligodendrocitos y astrocitos cerebrales de rata en cultivo libre de suero – PubMed (nih.gov)
  5. Proporcionan el sustrato para la síntesis de nuevas neuronas: Metabolismo de los cuerpos cetónicos por el cerebro | Revisiones Anuales (annualreviews.org)
  6. Proporcionan una fuente de energía que produce baja formación de radicales libres: Las implicaciones terapéuticas de los cuerpos cetónicos: los efectos de los cuerpos cetónicos en condiciones patológicas: cetosis, dieta cetogénica, estados redox, resistencia a la insulina y metabolismo mitocondrial – PubMed (nih.gov)
  7. Reducen la inflamación a nivel cerebral (y de todo el cuerpo): Reducción del dolor y la inflamación en ratas jóvenes y adultas alimentadas con una dieta cetogénica – PubMed (nih.gov)

APLICACIÓN PRÁCTICA: ESTRATEGIA SANACEL DE MEJORA DEL TEA

Resumiendo, hemos visto que en el autismo:

  • El estrés oxidativo tiene un papel fundamental en la génesis del TEA, produciéndose un círculo vicioso de neuroinflamación crónica.
  • La reducción de ese estrés oxidativo es posible, y tiene efectos positivos en el TEA.
  • El aumento del nivel de cuerpos cetónicos tiene efectos positivos en los síntomas del TEA y favorece los mecanismos de neuroregeneración.

Basándonos en todo esto, en Proyecto Sanacel hemos diseñado una estrategia que combina 3 frentes sinérgicos de actuación:

Primero:

El primero y más básico es eliminar todos los elementos que pueden alimentar ese círculo vicioso de neuroinflamación y que así disminuya la producción de radicales libre: Es importante mirar la composición en las etiquetas.

-Azúcares de absorción rápida (azúcar blanco, caramelos, refrescos, miel, zumos)

-Alimentos con glutamato.

-Alimentos con aspartamo.

-Ácidos grasos trans. Como la margarina, aunque están en muchos alimentos procesados.

Segundo:

El segundo es aumentar el nivel de cuerpos cetónicos, con los beneficios que hemos visto antes.

Consideramos que una dieta cetogénica estricta es difícil de llevar en los niños con TEA, ya que consiste en la eliminación casi completa de la ingesta de hidratos de carbono.

Es más fácil de llevar lo que se conoce como dieta cetogénica con aceite de coco, ya que permite una cierta ingesta de hidratos de carbono. El aceite de coco, gracias a su riqueza en triglicéridos de cadena media, produce un aumento de los cuerpos cetónicos

Tercero:

El tercero es aumentar el nivel de antioxidantes a nivel intracelular, para hacer desaparecer la neuroinflamación.

Se potenciará la ingesta de alimentos con altos niveles de antioxidantes

Se añadirán inicialmente suplementos vitamínicos antioxidantes y potenciadores de la síntesis de glutatión, que es el principal sistema antioxidante a nivel intracelular.

En cada caso particular habrá que desarrollar una dieta y un plan progresivo de suplementación, llevando un estricto control inicial para ir realizando ajustes.

Para poder ayudarle a desarrollar esta estrategia en su caso particular puede ponerse en contacto con nosotros citándose en centromedicoreyfernando.com o mandando un mensaje a:

proyectosanacel@gmail.com

Dr Antonio Jesús Valle Traid
Pediatra
Nº colegiado 50/11410
Centro Médico Rey Fernando

Proyecto Sanacel

Dr. Antonio Jesús Valle Traid

Dr. Antonio Jesús Valle Traid

Pediatra y Director Médico de Centro Médico Rey Fernando

Artículos relacionados
Vacunación intramuscular antigripal en niños

Vacunación intramuscular antigripal en niños

La principal novedad en la campaña de vacunación antigripal ha sido la recomendación de administrarla a toda la población infantil entre 6 meses y 5 años. RecomendacionesVacunacion_Gripe-Covid19.pdf (sanidad.gob.es) Sin embargo, en las anteriores campañas sólo se...

Quiero ser grupo control

Quiero ser grupo control

Cuando las empresas farmacéuticas ensayan nuevos fármacos o vacunas, una vez descartado que el nuevo producto no es tóxico, comprueban el efecto en humanos. Para ver el efecto positivo deseado y los posibles efectos no deseados se suelen comparar dos grupos. Ambos...